Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 10 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 10 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1301 el 30/6/2011, 22:48.
Abril 2014
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930    

Calendario Calendario


Clima - Corrientes Oceanicas

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Clima - Corrientes Oceanicas

Mensaje por Kamus el 24/5/2010, 19:46


Corrientes marinas en la superficie de los océanos y mares. Las corrientes marinas cálidas aparecen en color rojo y amarillo, el afloramiento de aguas profundas y frías en las costas occidentales de los continentes en color verde, y las corrientes frías en color morado o rosado.
Corriente marina

Una corriente oceánica o marina es un movimiento de traslación, continuado y permanente de una masa de agua determinada de los océanos y en menor grado, de los mares más extensos. Estas corrientes tienen multitud de causas, principalmente, el movimiento de rotación terrestre (que actúa de manera distinta y hasta opuesta en el fondo del océano y en la superficie) y por los vientos constantes o planetarios, así como la configuración de las costas y la ubicación de los continentes.

Origen

Desde hace unas cuantas décadas se sabe que la estructura de las corrientes marinas a escala global es tridimensional, con movimientos horizontales en la superficie, en los que el viento y la inercia producida por la rotación terrestre juegan un importante papel y con movimientos verticales, en los que la configuración del relieve submarino y de las costas modifican los efectos de la rotación de la Tierra, que crea una fuerza centrífuga tendente a "abultar" el nivel oceánico a lo largo de la circunferencia ecuatorial. Se trata de la corriente ecuatorial que se dirige, por inercia, en sentido contrario a la rotación terrestre. En el fondo submarino tanto del océano Atlántico como del Pacífico, el agua acompaña a la litosfera en el movimiento de rotación terrestre y ello se debe a la enorme presión que soportan esas aguas abisales. Pero al llegar a las costas occidentales de los continentes, el talud continental, que constituye un plano inclinado, actúa como una especie de "ascensor" para esas aguas profundas haciéndolas subir y creando lo que se denomina surgencia de aguas frías, lo que viene a ocasionar una corriente, esta vez superficial, en sentido contrario al que tenían las aguas profundas, es decir, de este a oeste.

De esta manera se originan en las costas occidentales de los continentes corrientes de aguas sumamente frías ya que emergen de gran profundidad: recordemos que la temperatura de las aguas profundas del océano se encuentran a una temperatura de 4° C, ya que a esta temperatura es cuando alcanza su mayor densidad.

En resumen, los patrones de circulación de las aguas oceánicas se originan por una compleja síntesis de fuerzas que actúan de forma diversa y variable en el tiempo y en el espacio, siendo las más importantes de estas fuerzas: el movimiento de rotación terrestre, la configuración del fondo submarino, la forma de las costas y su influencia en la dirección de las corrientes, la desigual absorción y transporte de calor por la radiación solar absorbida por las aguas marinas, la influencia mutua entre las corrientes marinas y los vientos, la desviación de las corrientes debido al efecto de Coriolis (que, a su vez, también se debe a los efectos de la rotación terrestre), etc.

La rotación terrestre y las corrientes oceánicas

Los efectos de la rotación de la Tierra son visibles en la dirección de las corrientes oceánicas, en los patrones de los vientos especialmente, de los planetarios, en la dinámica fluvial y en el surgimiento de aguas frías de las profundidades submarinas en las costas occidentales de los continentes, específicamente de la zona intertropical. También es la responsable del abultamiento ecuatorial de nuestro planeta y, por ende, del achatamiento polar, aunque probablemente, este abultamiento ecuatorial se produjo en períodos de la historia geológica de nuestro planeta en los que su temperatura era mayor, por lo que tenía una especie de consistencia mucho más plástica y fácil de deformar.

Efecto Coriolis
Idea general

El efecto Coriolis, descrito en 1835 por el científico francés Gaspard-Gustave Coriolis, es la aceleración relativa que sufre un objeto que se mueve dentro de un sistema de referencia en rotación cuando varía su distancia respecto al eje de giro. El efecto Coriolis hace que el objeto que se mueve sobre el radio de un disco en rotación tienda a acelerarse o a frenarse con respecto a ese disco según si el movimiento es hacia el eje de giro o alejándose de éste, respectivamente. Por el mismo principio, en el caso de una esfera en rotación, los movimientos de un objeto en movimiento en cualquier dirección sobre la esfera también en movimiento (de rotación) resultan afectados por este efecto ya que, aunque la velocidad angular de la rotación terrestre se mantiene siempre igual (15° por hora), cuando nos referimos a la velocidad real (lineal), varía considerablemente desde el ecuador, donde es máxima (1.674 km/h) hasta los polos, donde se anula. Así pues, cuando un móvil se desplaza sobre la superficie terrestre siempre se moverá desde un punto con una velocidad real de rotación dada hasta otro punto con una velocidad diferente (mayor si el objeto en movimiento se desplaza de este a oeste, es decir, al contrario que el movimiento de rotación que es de oeste a este; y menor en caso contrario, es decir, cuando el móvil se desplaza de oeste a este). Pensemos por un momento que viajamos en un avión que vuela sobre el ecuador de este a oeste a 1.674 km/h durante un día, saliendo a las 12 del mediodía: siempre tendríamos el sol arriba pero después de una vuelta alrededor de la Tierra tendríamos que añadir un día (hemos recorrido unos 40.000 km en 24 horas).

La magnitud física subyacente al efecto Coriolis es la inercia del cuerpo -denominada conservación del momento angular, en el caso de cuerpos girando alrededor de un eje-, que hace que la aceleración que tiene el marco de referencia (el giro implica una aceleración puesto que el vector velocidad varía de forma continua), al no ser aplicada al cuerpo, produzca la apariencia de que éste se está acelerando absolutamente.

En términos más rigurosos, se denomina fuerza de Coriolis a la fuerza que hay que ejercer sobre un cuerpo para que no modifique su velocidad angular cuando varía su distancia respecto al eje, es decir, la fuerza que hay que ejercer para que el efecto Coriolis no se manifieste. Esto es análogo al caso de la fuerza necesaria para que un cuerpo con una distancia fija respecto al eje la mantenga, fuerza que se denomina fuerza centrípeta y cuya ausencia produce la apariencia de fuerza (o fuerza ficticia), llamada fuerza centrífuga.

Un ejemplo canónico de efecto Coriolis es el experimento imaginario en el que disparamos un obús desde el Ecuador en dirección norte. El cañón está girando con la tierra hacia el este y, por tanto, imprime al obús esa velocidad (además de la velocidad hacia adelante de la carga de impulsión). Al viajar el obús hacia el norte, sobrevuela puntos de la tierra cuya velocidad líneal hacia el este va disminuyendo con la latitud creciente. La inercia del obús hacia el este hace que su velocidad angular aumente y que, por tanto, adelante a los puntos que sobrevuela. Si el vuelo es suficientemente largo (ver cálculos al final del artículo sobre el efecto de Coriolis), el obús caerá en un meridiano situado al este de aquél desde el cual se disparó, a pesar de que la dirección del disparo fue exactamente hacia el norte. Análogamente, una masa de aire que se desplace hacia el este sobre el ecuador aumentará su velocidad de giro con respecto al suelo en caso de que su latitud disminuya. Finalmente, el efecto Coriolis, al actuar sobre masas de aire (o agua) en latitudes intermedias, induce un giro al desviar hacia el este o hacia el oeste las partes de esa masa que ganen o pierdan latitud de forma parecida a como gira la bola del ejemplo (de nuevo en el ejemplo mostrado en el artículo sobre el efecto de Coriolis).

La insolación y las corrientes marinas

La radiación solar, es decir, la insolación, genera una ligera disminución de la densidad del agua, creando una especie de círculo vicioso: como el agua caliente es menos densa que el agua fría, se dispone en la superficie de los lagos, mares y océanos, ubicándose el agua más fría a mayor profundidad. Y, como el agua caliente está en la superficie, es la que recibe directamente la insolación, por lo que se calienta más. El resultado es que las aguas superficiales se calientan más durante el día y se enfrían también más durante la noche, lo cual da origen a que las aguas profundas tengan una temperatura estable tanto de día como de noche, mientras que las aguas superficiales tienen una temperatura muy variable, siendo mayor al final de la tarde y menor a mediados de la mañana, tal como se indica en el artículo sobre la diatermancia. Esto es claramente evidente en una piscina, estanque o en una playa tranquila, donde la temperatura del agua en los pies es mucho más fría que la que está en la superficie.

La configuración del relieve submarino
Existen muchos tipos de relieve submarino:

fosas oceánicas
dorsales oceánicas
llanuras abisales
cordilleras submarinas
La configuración de las costas

Los vientos planetarios y las corrientes oceánicas
Tipos de corrientes oceánicas
Según su temperatura

Una clasificación sugerida de estos movimientos proviene de la temperatura de las masas de agua que se desplazan en cada uno de dichos movimientos:

Cálida: flujo de las aguas superficiales de los océanos que tiene su origen en la Zona Intertropical y se dirige, a partir de las costas orientales de los continentes (América del Norte y Asia) hacia las latitudes medias y altas en dirección contraria a la rotación terrestre, como por ejemplo la Corriente del Golfo o la de la Kuroshio o Corriente del Japón. En el hemisferio sur, estas corrientes son casi inexistentes, por la configuración de las costas y por el hecho de que en las latitudes de clima templado y frío no existen casi tierras.

Fría: flujo de aguas frías que se mueven como consecuencia del movimiento de rotación terrestre, es decir de este a oeste, a partir de las costas occidentales de los continentes por el ascenso de aguas frías de grandes profundidades en la zona intertropical y subtropical. Ejemplos de corrientes frías: la de Canarias, la de Benguela, la de Humboldt o del Perú, y la de California, todas ellas en las costas occidentales de los continentes de la zona intertropical y subtropical. Las corrientes de Oyashio (en el océano Pacífico y la de Groenlandia o corriente del Labrador, también se producen por el ascenso de aguas frías y podrían definirse como una compensación al efecto de las corrientes cálidas cuando alcanzan las altas latitudes en las costas occidentales de los continentes. Estas corrientes frías sólo se presentan en la zona ártica ya que la zona antártica es mucho más uniforme y solo tiene una corriente continua circumpolar en la que no existe un ascenso de aguas frías provocado por el relieve submarino.
Mixta: algunas corrientes que surgen en las costas occidentales de los continentes en las zonas próximas a los trópicos se desplazan hacia el este como corrientes frías pero, en la medida en que se desplazan por los océanos más amplios, se van calentando superficialmente y se convierten en cálidas. Por ejemplo, las corrientes de Canarias y de Benguela, que son de aguas frías, se transforman en la corriente ecuatorial del norte y del sur (respectivamente) que son de aguas cálidas. Y lo mismo podemos decir de la de California y la del Perú en el Océano Pacífico.

Según sus características

Una segunda clasificación incluye el tipo de corriente a la cual se asocia el desplazamiento de masas de aguas en cualquier medio. Se asocia según el fenómeno que permite el movimiento ([1] ).

Corrientes oceánicas, son producidas por el movimiento de rotación terrestre por lo que presentan un movimiento constante, en general, en sentido este - oeste en la zona intertropical o en sentido inverso, de oeste a este, es decir, contrario a la rotación terrestre en las latitudes medias o altas. Se trata, lo mismo que sucede con los vientos constantes o vientos planetarios, de desplazamientos producidas por efecto de la inercia: en la zona intertropical, las corrientes se mueven en sentido contrario a la rotación terrestre, las aguas del fondo oceánico acompañan a nuestro planeta en el movimiento de rotación de oeste a este, pero las aguas superficiales se van quedando atrás por inercia, lo que significa una corriente ecuatorial de gran amplitud y la de mayor volumen de agua que se produce en nuestro planeta. Dicho en otros términos: la corriente ecuatorial se desplaza de este a oeste por inercia ya que las aguas presentan una resistencia a acompañar a nuestro planeta en su movimiento de rotación. Pero en las latitudes medias y altas, las corrientes se mueven de oeste a este debido también al mismo principio de inercia, aunque en este caso, se trata de un efecto inercial que va aumentando progresivamente a medida que aumente la latitud, incrementándose su velocidad y llegando a superar ligeramente a la propia velocidad de la rotación terrestre. Por otra parte, como esta circulación oceánica tiene un patrón similar al de los vientos planetarios, interactúan mutuamente, tanto en su velocidad de desplazamiento como a la cantidad de calor que trasladan. Involucran el movimiento de grandes masas de aguas, afectando la temperatura de la capa superior y repartiendo una enorme cantidad de humedad y, por ende, de calor, en el sentido de los meridianos. Por esta razón, las corrientes oceánicas son las que explican las enormes diferencias climáticas entre las costas americanas y europeas del Atlántico Norte.

Corrientes de marea, son corrientes periódicas y diurnas que son producidas por la atracción lunar y en menor grado, del sol.

Corrientes de oleaje, son las que modifican en gran parte el litoral y son producidas por los vientos, en especial, por las tempestades o huracanes que se asocian al movimiento de las masas de aire tanto de origen continental como marítimo.

Corrientes de deriva litoral: constituyen la resultante de la acción de las corrientes oceánicas al llegar a las costas cuyo trazado presenta alguna inclinación o desviación con respecto a la dirección original de las mismas. El ejemplo de la corriente ecuatorial atlántica al llegar a las costas del Brasil es muy claro en este sentido, ya que casi todas las aguas de la misma son desviadas hacia el noroeste porque las costas tienen esta dirección.

Corrientes de densidad, es la presencia vertical de dos masas de agua con distinta densidad y se presentan en los lugares de contacto entre aguas de distinta temperatura: una fría a mayor profundidad (por su mayor densidad) y otra cálida en la superficie. Generalmente, se desplazan en sentido contrario, por ejemplo, en el estrecho de Gibraltar suelen presentarse muchas veces unas corrientes superficiales hacia el oeste, mientras que en el fondo penetra en el Mediterráneo una gran cantidad de agua procedente del Atlántico mucho mayor en proporción porque el Mar Mediterráneo es deficitario en volumen de agua (es mayor la evaporación que el caudal aportado por los ríos y las lluvias).

Según el nivel del mar

Otra clasificación sugerida es por el nivel en que se genera la corriente marina.

Corrientes de profundidad, son corrientes generadas debajo de los 1000 metros de profundidad (picnoclina), principalmente debido a la rotación terrestre, que da origen a la surgencia de aguas profundas, y por lo tanto frías, en las costas occidentales de los continentes en las latitudes intertropicales.
Corrientes de superficie, son las corrientes que se ven afectadas por los vientos predominantes, que les transmiten gran cantidad de energía y por la acción giratoria de la Tierra, generando corrientes circulares o en forma de espiral.

Estas corrientes influyen mucho en el clima regulando las temperaturas de las regiones por donde pasan. A su vez, estas corrientes dependen de la dirección de los vientos


Muestra en colores de la proyección de la Corriente del Golfo, como indica su color es una corriente de aguas cálidas.

Causas físicas

Entre los mecanismos hidrológicos y oceanográficos que explican la producción de las corrientes oceánicas podemos citar los tres más importantes: el movimiento de rotación terrestre, los vientos planetarios y la surgencia de aguas frías de las profundidades en las costas occidentales de los continentes en la Zona Intertropical y en las latitudes subtropicales. Esta surgencia de aguas frías que se produce en las costas occidentales de los continentes en las latitudes tropicales se debe al movimiento de rotación terrestre, el cual tiene dos consecuencias importantes: una sobre los vientos, el efecto de Coriolis, que desvía hacia el Este a los vientos alisios y otra sobre las propias corrientes marinas, que las desvía de manera similar también hacia el este.

Consecuencias

Clima seco en las costas occidentales de la zona intertropical o subtropical que están bañadas por corrientes frías y clima más cálido y húmedo en las costas occidentales de los continentes en las latitudes medias y altas, debido a la enorme cantidad de energía que transportan desde la zona intertropical. A grandes rasgos, las direcciones de las corrientes oceánicas coinciden con las de los vientos planetarios por los mismos motivos que estos.


Principales corrientes
Categoría principal: Corrientes oceánicas

Principales corrientes marinas.
Océano Ártico
Corriente de Groenlandia Oriental
Corriente de Noruega

Océano Atlántico
Corriente de Benguela
Corriente de las Antillas
Corriente del Brasil
Corriente de las Canarias
Corriente de Cabo de Hornos
Corriente del Caribe
Corriente de Groenlandia Oriental
Corriente de las Malvinas
Corriente del Golfo
Corriente de Guinea
Corriente de Labrador
Corriente del Atlántico Norte
Corriente del norte de Brasil
Corriente ecuatorial del norte
Corriente de Noruega
Corriente de Portugal
Corriente del Atlántico Sur
Corriente ecuatorial del sur
Corriente de Spitzbergen
Corriente de Groenladia Occidental
Corriente de Madagascar

Océano Pacífico
Corriente de Alaska
Corriente de las Aleutianas
Corriente de California
Corriente de Cromwell
Corriente de Australia Oriental
Corriente de Humboldt
Corriente de Kamchatka
Corriente de Kuroshio (o Corriente de Japón)
Corriente de Mindanao
Corriente ecuatorial del norte
Corriente del Pacífico Norte
Corriente de Oyashio
Corriente ecuatorial del sur
Corriente del Niño

Océano Índico
Corriente de Agulhas
Corriente del este de Madagascar
Corriente de Leeuwin
Corriente de Madagascar
Corriente de Mozambique
Corriente de Somalia
Corriente ecuatorial del sur
Corriente del monzón
Corriente de Australia Occidental

Océano Antártico
Corriente Circumpolar Antártica
Giro Weddell
Corriente Antártica
Corriente del Traser y Princess

Fuente: Web
Spoiler:
Corrientes marinas en la superficie de los océanos y Mares. Las Corrientes marinas cálidas aparecen en color rojo y amarillo, el afloramiento de aguas profundas y frías en las Costas occidentales de los continentes en color verde, y las Corrientes frías en color morado o rosado.
Titulo

Una Corriente oceánica o Marina es un movimiento de traslación, continuado y permanente de una masa de agua determinada de los océanos y en menor grado, de los Mares más extensos. Estas Corrientes tienen multitud de causas, principalmente, el movimiento de rotación terrestre (que actúa de manera distinta y hasta opuesta en el fondo del océano y en la superficie) y por los vientos constantes o planetarios, así como la configuración de las Costas y la ubicación de los continentes.

Origen

Desde hace unas cuantas Décadas se sabe que la estructura de las Corrientes marinas a escala global es tridimensional, con movimientos horizontales en la superficie, en los que el viento y la inercia producida por la rotación terrestre juegan un importante papel y con movimientos verticales, en los que la configuración del relieve submarino y de las Costas modifican los efectos de la rotación de la tierra, que crea una fuerza centrífuga tendente a "abultar" el nivel oceánico a lo largo de la circunferencia ecuatorial. Se trata de la Corriente ecuatorial que se dirige, por inercia, en sentido contrario a la rotación terrestre. En el fondo submarino tanto del océano Atlántico como del Pacífico, el agua acompaña a la litosfera en el movimiento de rotación terrestre y ello se debe a la enorme Presión que soportan esas aguas abisales. Pero al llegar a las Costas occidentales de los continentes, el talud continental, que constituye un plano inclinado, actúa como una especie de "ascensor" para esas aguas profundas haciéndolas subir y creando lo que se denomina surgencia de aguas frías, lo que viene a ocasionar una Corriente, esta vez superficial, en sentido contrario al que tenían las aguas profundas, es decir, de este a oeste.

De esta manera se originan en las Costas occidentales de los continentes Corrientes de aguas sumamente frías ya que emergen de gran profundidad: recordemos que la Temperatura de las aguas profundas del océano se encuentran a una Temperatura de 4° C, ya que a esta Temperatura es cuando alcanza su mayor densidad.

En resumen, los patrones de circulación de las aguas oceánicas se originan por una compleja síntesis de fuerzas que actúan de forma diversa y variable en el tiempo y en el espacio, siendo las más importantes de estas fuerzas: el movimiento de rotación terrestre, la configuración del fondo submarino, la forma de las Costas y su Influencia en la dirección de las Corrientes, la desigual absorción y transporte de Calor por la radiación solar absorbida por las aguas marinas, la Influencia mutua entre las Corrientes marinas y los vientos, la desviación de las Corrientes debido al efecto de Coriolis (que, a su vez, también se debe a los efectos de la rotación terrestre), etc.

La rotación terrestre y las Corrientes oceánicas

Los efectos de la rotación de la tierra son visibles en la dirección de las Corrientes oceánicas, en los patrones de los vientos especialmente, de los planetarios, en la dinámica fluvial y en el surgimiento de aguas frías de las profundidades submarinas en las Costas occidentales de los continentes, específicamente de la zona intertropical. También es la responsable del abultamiento ecuatorial de nuestro planeta y, por ende, del achatamiento polar, aunque probablemente, este abultamiento ecuatorial se produjo en períodos de la historia geológica de nuestro planeta en los que su Temperatura era mayor, por lo que tenía una especie de consistencia mucho más plástica y fácil de deformar.

Efecto Coriolis
Idea general

El efecto Coriolis, descrito en 1835 por el científico francés Gaspard-Gustave Coriolis, es la aceleración relativa que Sufre un objeto que se mueve dentro de un sistema de referencia en rotación cuando varía su distancia respecto al eje de giro. El efecto Coriolis hace que el objeto que se mueve sobre el radio de un disco en rotación tienda a acelerarse o a frenarse con respecto a ese disco según si el movimiento es hacia el eje de giro o alejándose de éste, respectivamente. Por el mismo principio, en el caso de una esfera en rotación, los movimientos de un objeto en movimiento en cualquier dirección sobre la esfera también en movimiento (de rotación) resultan afectados por este efecto ya que, aunque la velocidad angular de la rotación terrestre se mantiene siempre igual (15° por hora), cuando nos referimos a la velocidad real (lineal), varía considerablemente desde el Ecuador, donde es máxima (1.674 km/h) hasta los polos, donde se anula. Así pues, cuando un móvil se desplaza sobre la superficie terrestre siempre se moverá desde un punto con una velocidad real de rotación dada hasta otro punto con una velocidad diferente (mayor si el objeto en movimiento se desplaza de este a oeste, es decir, al contrario que el movimiento de rotación que es de oeste a este; y menor en caso contrario, es decir, cuando el móvil se desplaza de oeste a este). Pensemos por un momento que viajamos en un avión que vuela sobre el Ecuador de este a oeste a 1.674 km/h durante un Día, saliendo a las 12 del mediodía: siempre tendríamos el Sol arriba pero después de una vuelta alrededor de la tierra tendríamos que añadir un Día (hemos recorrido unos 40.000 km en 24 horas).

La magnitud Física subyacente al efecto Coriolis es la inercia del cuerpo -denominada conservación del momento angular, en el caso de cuerpos girando alrededor de un eje-, que hace que la aceleración que tiene el marco de referencia (el giro implica una aceleración puesto que el vector velocidad varía de forma continua), al no ser aplicada al cuerpo, produzca la apariencia de que éste se está acelerando absolutamente.

En términos más rigurosos, se denomina fuerza de Coriolis a la fuerza que hay que ejercer sobre un cuerpo para que no modifique su velocidad angular cuando varía su distancia respecto al eje, es decir, la fuerza que hay que ejercer para que el efecto Coriolis no se manifieste. Esto es análogo al caso de la fuerza necesaria para que un cuerpo con una distancia fija respecto al eje la mantenga, fuerza que se denomina fuerza centrípeta y cuya ausencia produce la apariencia de fuerza (o fuerza ficticia), llamada fuerza centrífuga.

Un ejemplo canónico de efecto Coriolis es el experimento imaginario en el que [b][b]Disparamos[/b][/b] un obús desde el Ecuador en dirección norte. El cañón está girando con la tierra hacia el este y, por tanto, imprime al obús esa velocidad (además de la velocidad hacia adelante de la carga de impulsión). Al viajar el obús hacia el norte, sobrevuela puntos de la tierra cuya velocidad líneal hacia el este va disminuyendo con la latitud creciente. La inercia del obús hacia el este hace que su velocidad angular aumente y que, por tanto, adelante a los puntos que sobrevuela. Si el vuelo es suficientemente largo (ver cálculos al final del artículo sobre el efecto de Coriolis), el obús Caerá en un meridiano situado al este de aquél desde el cual se Disparó, a pesar de que la dirección del Disparo fue exactamente hacia el norte. Análogamente, una masa de aire que se desplace hacia el este sobre el Ecuador aumentará su velocidad de giro con respecto al suelo en caso de que su latitud disminuya. Finalmente, el efecto Coriolis, al actuar sobre Masas de aire (o agua) en latitudes intermedias, induce un giro al desviar hacia el este o hacia el oeste las partes de esa masa que ganen o Pierdan latitud de forma parecida a como gira la bola del ejemplo (de nuevo en el ejemplo mostrado en el artículo sobre el efecto de Coriolis).

La insolación y las Corrientes marinas

La radiación solar, es decir, la insolación, genera una ligera disminución de la densidad del agua, creando una especie de círculo vicioso: como el agua caliente es menos densa que el agua Fría, se dispone en la superficie de los lagos, Mares y océanos, ubicándose el agua más Fría a mayor profundidad. Y, como el agua caliente está en la superficie, es la que recibe directamente la insolación, por lo que se calienta más. El resultado es que las aguas superficiales se calientan más durante el Día y se enfrían también más durante la noche, lo cual da origen a que las aguas profundas tengan una Temperatura estable tanto de Día como de noche, mientras que las aguas superficiales tienen una Temperatura muy variable, siendo mayor al final de la tarde y menor a mediados de la Mañana, tal como se indica en el artículo sobre la diatermancia. Esto es claramente evidente en una piscina, estanque o en una playa tranquila, donde la Temperatura del agua en los pies es mucho más Fría que la que está en la superficie.

La configuración del relieve submarino
Existen muchos tipos de relieve submarino:

fosas oceánicas
dorsales oceánicas
llanuras abisales
cordilleras submarinas
La configuración de las Costas

Los vientos planetarios y las Corrientes oceánicas
Tipos de Corrientes oceánicas
Según su Temperatura

Una clasificación sugerida de estos movimientos proviene de la Temperatura de las Masas de agua que se desplazan en cada uno de dichos movimientos:

Cálida: flujo de las aguas superficiales de los océanos que tiene su origen en la Zona Intertropical y se dirige, a partir de las Costas orientales de los continentes (América del Norte y Asia) hacia las latitudes medias y altas en dirección contraria a la rotación terrestre, como por ejemplo la Corriente del Golfo o la de la Kuroshio o Corriente del Japón. En el hemisferio sur, estas Corrientes son casi inexistentes, por la configuración de las Costas y por el hecho de que en las latitudes de Clima templado y frío no existen casi tierras.

Fría: flujo de aguas frías que se mueven como consecuencia del movimiento de rotación terrestre, es decir de este a oeste, a partir de las Costas occidentales de los continentes por el ascenso de aguas frías de grandes profundidades en la zona intertropical y subtropical. Ejemplos de Corrientes frías: la de Canarias, la de Benguela, la de Humboldt o del Perú, y la de California, todas ellas en las Costas occidentales de los continentes de la zona intertropical y subtropical. Las Corrientes de Oyashio (en el océano Pacífico y la de Groenlandia o Corriente del Labrador, también se producen por el ascenso de aguas frías y podrían definirse como una compensación al efecto de las Corrientes cálidas cuando alcanzan las altas latitudes en las Costas occidentales de los continentes. Estas Corrientes frías sólo se presentan en la zona ártica ya que la zona antártica es mucho más uniforme y solo tiene una Corriente continua circumpolar en la que no existe un ascenso de aguas frías Provocado por el relieve submarino.
Mixta: algunas Corrientes que surgen en las Costas occidentales de los continentes en las zonas próximas a los trópicos se desplazan hacia el este como Corrientes frías pero, en la medida en que se desplazan por los océanos más amplios, se van calentando superficialmente y se convierten en cálidas. Por ejemplo, las Corrientes de Canarias y de Benguela, que son de aguas frías, se transforman en la Corriente ecuatorial del norte y del sur (respectivamente) que son de aguas cálidas. Y lo mismo podemos decir de la de California y la del Perú en el océano Pacífico.

Según sus características

Una segunda clasificación incluye el tipo de Corriente a la cual se asocia el desplazamiento de Masas de aguas en cualquier medio. Se asocia según el fenómeno que permite el movimiento.

Corrientes oceánicas, son producidas por el movimiento de rotación terrestre por lo que presentan un movimiento constante, en general, en sentido este - oeste en la zona intertropical o en sentido inverso, de oeste a este, es decir, contrario a la rotación terrestre en las latitudes medias o altas. Se trata, lo mismo que sucede con los vientos constantes o vientos planetarios, de desplazamientos producidas por efecto de la inercia: en la zona intertropical, las Corrientes se mueven en sentido contrario a la rotación terrestre, las aguas del fondo oceánico acompañan a nuestro planeta en el movimiento de rotación de oeste a este, pero las aguas superficiales se van quedando atrás por inercia, lo que significa una Corriente ecuatorial de gran amplitud y la de mayor volumen de agua que se produce en nuestro planeta. Dicho en otros términos: la Corriente ecuatorial se desplaza de este a oeste por inercia ya que las aguas presentan una Resistencia a acompañar a nuestro planeta en su movimiento de rotación. Pero en las latitudes medias y altas, las Corrientes se mueven de oeste a este debido también al mismo principio de inercia, aunque en este caso, se trata de un efecto inercial que va aumentando progresivamente a medida que aumente la latitud, incrementándose su velocidad y llegando a superar ligeramente a la propia velocidad de la rotación terrestre. Por otra parte, como esta circulación oceánica tiene un patrón similar al de los vientos planetarios, interactúan mutuamente, tanto en su velocidad de desplazamiento como a la cantidad de Calor que trasladan. Involucran el movimiento de grandes Masas de aguas, afectando la Temperatura de la capa superior y repartiendo una enorme cantidad de humedad y, por ende, de Calor, en el sentido de los meridianos. Por esta razón, las Corrientes oceánicas son las que explican las enormes diferencias Climáticas entre las Costas americanas y Europeas del Atlántico Norte.

Corrientes de marea, son Corrientes periódicas y diurnas que son producidas por la atracción lunar y en menor grado, del Sol.

Corrientes de oleaje, son las que modifican en gran parte el litoral y son producidas por los vientos, en especial, por las tempestades o huracanes que se asocian al movimiento de las Masas de aire tanto de origen continental como marítimo.

Corrientes de deriva litoral: constituyen la resultante de la acción de las Corrientes oceánicas al llegar a las Costas cuyo trazado presenta alguna inclinación o desviación con respecto a la dirección original de las mismas. El ejemplo de la Corriente ecuatorial atlántica al llegar a las Costas del Brasíl es muy claro en este sentido, ya que casi todas las aguas de la misma son desviadas hacia el noroeste porque las Costas tienen esta dirección.

Corrientes de densidad, es la presencia vertical de 2 Masas de agua con distinta densidad y se presentan en los lugares de contacto entre aguas de distinta Temperatura: una Fría a mayor profundidad (por su mayor densidad) y otra cálida en la superficie. Generalmente, se desplazan en sentido contrario, por ejemplo, en el estrecho de Gibraltar suelen presentarse muchas veces unas Corrientes superficiales hacia el oeste, mientras que en el fondo penetra en el Mediterráneo una gran cantidad de agua procedente del Atlántico mucho mayor en proporción porque el Mar Mediterráneo es deficitario en volumen de agua (es mayor la evaporación que el caudal aportado por los ríos y las lluvias).

Según el nivel del Mar

Otra clasificación sugerida es por el nivel en que se genera la Corriente Marina.

Corrientes de profundidad, son Corrientes generadas debajo de los 1000 metros de profundidad (picnoclina), principalmente debido a la rotación terrestre, que da origen a la surgencia de aguas profundas, y por lo tanto frías, en las Costas occidentales de los continentes en las latitudes intertropicales.
Corrientes de superficie, son las Corrientes que se ven afectadas por los vientos predominantes, que les transmiten gran cantidad de energía y por la acción giratoria de la tierra, generando Corrientes circulares o en forma de espiral.

Estas Corrientes influyen mucho en el Clima regulando las Temperaturas de las regiones por donde pasan. A su vez, estas Corrientes dependen de la dirección de los vientos


Muestra en colores de la proyección de la Corriente del Golfo, como indica su color es una Corriente de aguas cálidas.

Causas físicas

Entre los mecanismos hidrológicos y oceanográficos que explican la producción de las Corrientes oceánicas podemos citar los 3 más importantes: el movimiento de rotación terrestre, los vientos planetarios y la surgencia de aguas frías de las profundidades en las Costas occidentales de los continentes en la Zona Intertropical y en las latitudes subtropicales. Esta surgencia de aguas frías que se produce en las Costas occidentales de los continentes en las latitudes tropicales se debe al movimiento de rotación terrestre, el cual tiene 2 consecuencias importantes: una sobre los vientos, el efecto de Coriolis, que desvía hacia el Este a los vientos alisios y otra sobre las propias Corrientes marinas, que las desvía de manera similar también hacia el este.

consecuencias

Clima seco en las Costas occidentales de la zona intertropical o subtropical que están bañadas por Corrientes frías y Clima más cálido y húmedo en las Costas occidentales de los continentes en las latitudes medias y altas, debido a la enorme cantidad de energía que transportan desde la zona intertropical. A grandes rasgos, las direcciones de las Corrientes oceánicas coinciden con las de los vientos planetarios por los mismos motivos que estos.

Kamus

Cantidad de envíos: 3536
Nivel de Aportación: 6626
Fecha de inscripción: 31/10/2009
Localización: Matrix Holografica

Volver arriba Ir abajo

Re: Clima - Corrientes Oceanicas

Mensaje por Kamus el 24/5/2010, 19:46


La Corriente del Golfo en el Atlántico Norte.
Corriente del Golfo

La corriente del Golfo es una corriente oceánica que desplaza una gran masa de agua cálida procedente del golfo de México y que se dirige al Atlántico Norte. Alcanza una profundidad de unos 100 m y una anchura de más de 1000 km en gran parte de su larga trayectoria,[1] lo que da una idea aproximada de la enorme cantidad de energía que transporta y de las consecuencias tan beneficiosas de la misma. Se desplaza a 1,8 m/s aproximadamente y su caudal es enorme: unos 80 millones de m³/s.

La circulación de esta corriente asegura a Europa un clima cálido para la latitud en que se encuentra e impide la excesiva aridez en las zonas atravesadas por los trópicos en las costas orientales de América (por ejemplo: México y las Antillas). También, determina en buena parte la flora y la fauna marina de los lugares por los que pasa (por ejemplo, los artrópodos y cefalópodos arraigan peor en las costas del País Vasco que en otras como las de Galicia, donde su influencia es mayor.

Es provocada por la acción combinada de los vientos globales, especialmente, de los vientos del oeste, vientos constantes o planetarios en la zona templada del Hemisferio Norte, de la alta concentración salina de sus aguas y de la baja temperatura de la misma cuando llega a latitudes próximas al polo (lo cual se denomina circulación termohalina) y del movimiento de rotación del planeta.

El descubrimiento por parte de los europeos de la corriente del Golfo data de 1513, año de la expedición de Juan Ponce de León. A partir de dicha fecha fue ampliamente utilizada por los barcos españoles en su viaje de vuelta del Caribe a España.

El primero que publicó descripciones detalladas y mapas de la corriente del Golfo en detalle fue Benjamin Franklin en su obra de 1786 Sundry Maritime Observations.

Circulación oceánica en el Atlántico Norte

En el Atlántico Norte , la corriente del Golfo vendría a compensar el circuito en sentido inverso que conforman dos corrientes: en primer lugar, la corriente de las Canarias, de aguas frías, las cuales emergen de ciertas profundidades oceánicas tanto por estar junto a la costa africana debido a la acción de los vientos alisios (del Este), que empujan las aguas superficiales hacia el oeste y suroeste, como por la misma acción del talud continental africano sobre las aguas abisales del océano Atlántico. Y en segundo lugar, la corriente Ecuatorial del Norte, que viene a ser la continuación superficial de esta corriente de aguas frías que surgen desde grandes profundidades debido también al empuje del talud continental. Esta corriente ecuatorial va calentándose a medida que avanza en este trayecto de miles de kilómetros hasta las costas sudamericanas. Desde comienzos de la Edad Moderna se supo comprender la enorme ventaja de este circuito de navegación en el Atlántico Norte: de Europa a América, por la ruta meridional, y en sentido inverso, por la ruta norte. Con ello se aprovechan, no sólo las corrientes nombradas, sino la dirección de los vientos planetarios.

Fuente: Web
Spoiler:
La Corriente del Golfo es una Corriente oceánica que desplaza una gran masa de agua cálida procedente del golfo de México y que se dirige al Atlántico Norte. Alcanza una profundidad de unos 100 m y una anchura de más de 1000 km en gran parte de su larga trayectoria,]1] lo que da una idea aproximada de la enorme cantidad de energía que transporta y de las consecuencias tan beneficiosas de la misma. Se desplaza a 1,8 m/s aproximadamente y su caudal es enorme: unos 80 millones de m³/s.

La circulación de esta Corriente asegura a Europa un Clima cálido para la latitud en que se encuentra e impide la excesiva aridez en las zonas atravesadas por los trópicos en las Costas orientales de América (por ejemplo: México y las Antillas). También, determina en buena parte la flora y la fauna Marina de los lugares por los que pasa (por ejemplo, los artrópodos y cefalópodos arraigan peor en las Costas del País Vasco que en otras como las de Galicia, donde su Influencia es mayor.

Es Provocada por la acción combinada de los vientos globales, especialmente, de los vientos del oeste, vientos constantes o planetarios en la zona templada del hemisferio Norte, de la alta concentración salina de sus aguas y de la baja Temperatura de la misma cuando llega a latitudes próximas al polo (lo cual se denomina circulación termohalina) y del movimiento de rotación del planeta.

El descubrimiento por parte de los europeos de la Corriente del Golfo data de 1513, Año de la expedición de Juan Ponce de León. A partir de dicha Fecha fue ampliamente utilizada por los barcos españoles en su viaje de vuelta del Caribe a España.

El primero que publicó descripciones detalladas y mapas de la Corriente del Golfo en detalle fue Benjamin Franklin en su obra de 1786 Sundry Maritime Observations.

Circulación oceánica en el Atlántico Norte

En el Atlántico Norte , la Corriente del Golfo vendría a compensar el circuito en sentido inverso que conforman 2 Corrientes: en primer lugar, la Corriente de las Canarias, de aguas frías, las cuales emergen de ciertas profundidades oceánicas tanto por estar junto a la Costa africana debido a la acción de los vientos alisios (del Este), que empujan las aguas superficiales hacia el oeste y suroeste, como por la misma acción del talud continental africano sobre las aguas abisales del océano Atlántico. Y en segundo lugar, la Corriente Ecuatorial del Norte, que viene a ser la continuación superficial de esta Corriente de aguas frías que surgen desde grandes profundidades debido también al empuje del talud continental. Esta Corriente ecuatorial va calentándose a medida que avanza en este trayecto de miles de kilómetros hasta las Costas sudamericanas. Desde comienzos de la Edad Moderna se supo comprender la enorme ventaja de este circuito de navegación en el Atlántico Norte: de Europa a América, por la ruta meridional, y en sentido inverso, por la ruta norte. Con ello se aprovechan, no sólo las Corrientes nombradas, sino la dirección de los vientos planetarios.

Kamus

Cantidad de envíos: 3536
Nivel de Aportación: 6626
Fecha de inscripción: 31/10/2009
Localización: Matrix Holografica

Volver arriba Ir abajo

Clima --> Corrientes Marinas

Mensaje por Kamus el 24/5/2010, 19:49

Efectos potenciales del calentamiento global
Algunos ejemplos de los cambios pronosticados:

Significante reducción de la circulación del océano que transporta agua caliente al Norte del Atlántico.


Parada de la circulación de la Corriente Termohalina

Se llama Corriente termohalina a la circulación convectiva que afecta de modo global al conjunto de las Masas de agua oceánica. Es muy importante por su participación en el flujo neto de Calor desde las regiones tropicales hacia las polares, sin la que no se comprendería el Clima terrestre.

Esta Corriente puede describirse como un flujo de agua superficial que se calienta en el Pacifico y el Indico hasta Atlántico, en cuyas latitudes tropicales sigue recibiendo Calor, para finalmente hundirse en el Atlántico Norte, retornando en niveles más profundos.

Se especula que el calentamiento del planeta podría producir una parada o retardo en la circulación de estas corrientes marinas, provocando un enfriamiento o un menor calentamiento en el Atlántico Norte. Esto afectaría particularmente a áreas como Escandinavia y Gran Bretaña que son calentadas por esta corriente que avanza hacia el Atlántico Norte.

Las opiniones sobre este acontecimiento en las Corrientes marinas a corto plazo son confusas; hay una cierta evidencia de la estabilidad a corto plazo de la Corriente del Golfo del Atlántico Norte y del posible debilitamiento de la Corriente en dicha zona Sin embargo, el grado de debilitamiento, y si será suficiente para parar las Corrientes termohalinas está bajo discusión. Si se corta la Corriente termohalina el ser Humano está en graves problemas, pues hace 250 millones de Años una Falla en esta Corriente produjo la Extinción de más del 90% de la vida.

Fuente: Web

Kamus

Cantidad de envíos: 3536
Nivel de Aportación: 6626
Fecha de inscripción: 31/10/2009
Localización: Matrix Holografica

Volver arriba Ir abajo

Corrientes Marinas --> Glaciación

Mensaje por Kamus el 24/5/2010, 19:52


Corrientes Marinas --> Glaciación

Otra posible causa de la Pequeña Edad del Hielo pudo ser la Detención de la circulación termohalina (también conocida como «cinta transportadora oceánica»). La Corriente del Golfo pudo dejar de ser operativa debido a la introducción de una gran cantidad de agua Fría en el Atlántico Norte debido a la existencia de Temperaturas relativamente altas del Óptimo Climático medieval.

Fuente: Web

Kamus

Cantidad de envíos: 3536
Nivel de Aportación: 6626
Fecha de inscripción: 31/10/2009
Localización: Matrix Holografica

Volver arriba Ir abajo

Corriente del Golfo --> Europa --> Clima templado

Mensaje por Kamus el 24/5/2010, 19:53


Europa

Geografía

Regiones biogeográficas de Europa.Europa, el segundo continente más pequeño del mundo tras Oceanía, tiene una extensión de 10.530.751 km², representando el 7% de las tierras emergidas.

Hablando estrictamente en términos de ciencia geográfica contemporánea, Europa, como Oceanía, dejan de estar categorizadas como continentes y son consideradas macro-unidades geográficas MUG; ya que en efecto, en el caso de Europa esta macrounidad geográfica es una prolongación occidental del continente eurasiático. Caracteriza a Europa, tanto en lo geográfico (con mucha incidencia en lo climático como en su geografía humana), la elevada cantidad media de costas marítimas y oceánicas debida a la presencia de abundantes penínsulas, golfos, mares interiores e islas. Esto y el influjo de la Corriente del Golfo y la proximidad de los desiertos cálidos de África y Asia determinan que en Europa prepondere, pese a las latitudes, un clima templado excepcionalmente benigno para la habitabilidad humana. Por otra parte la abundancia de costas e hidrovías ha permitido y permite el tránsito de poblaciones y luego su establecimiento desde fines del pleistoceno (cuando los Homo sapiens substituyeron a los Homo neandertalensis).

También es Europa, si se la considera de modo tradicional como un continente, el continente más llano, con una altura media de 230 metros. La máxima expresión de estas planicies es La gran llanura del Norte, que se extiende 2.000 km desde las costas atlánticas francesas hasta los montes Urales, la frontera física más oriental con Asia. Los puntos más altos son el monte Elbrus (Rusia) en Europa oriental (5.642 m), el Shkhara (Georgia) (5.204 m) y el Mont Blanc (Italia-Francia) en Europa occidental (4.807 m).

Al sur, Europa está separada del continente africano por el mar Mediterráneo, frontera que se reduce a unos pocos kilómetros en el estrecho de Gibraltar, al sureste los límites con Asia también están dados por el Mediterráneo y sus mares subsidiarios, el mar de Mármara y el mar Negro. Si bien se observa, el mar Mediterráneo y su cuenca más que un límite (según los momentos históricos) es un nexo de unión con los otros "continentes" (las macrounidades geográficas de Asia y África), resultando los verdaderos límites culturales y étnicos las extensas regiones desérticas que se ubican al otro lado del Mediterráneo. Considerando a Islandia como parte de Europa y a Groenlandia como parte de América, se puede observar que las distancias entre Europa y el continente americano son también bastante exiguas.

Entre los golfos de Europa destacan el golfo de Vizcaya (Francia y España), el de Cádiz (España y Portugal), el de Dardanelos y el del Bósforo (Turquía), el de Messina (Italia) y el de Oresund (Dinamarca y Suecia), entre otros.

Sus principales penínsulas son la Escandinava (Suecia, Noruega), Ibérica (España, Portugal, Andorra y Gibraltar), Itálica (Italia, San Marino y Santa Sede), Balcánica (Grecia, Albania, Bulgaria, República de Macedonia, Serbia, Croacia, Montenegro, Bosnia Herzegovina, Eslovenia, Kosovo y Rumania); además de las penínsulas de Kola (Rusia), Jutlandia (Dinamarca), Bretaña (Francia) y Crimea (Ucrania).

Sus principales islas son Gran Bretaña, Islandia e Irlanda.

Fuente: Web
Spoiler:
Geografía

Regiones biogeográficas de Europa.Europa, el segundo continente más pequeño del mundo tras Oceanía, tiene una extensión de 10.530.751 km², representando el 7% de las tierras emergidas.

Hablando estrictamente en términos de ciencia geográfica contemporánea, Europa, como Oceanía, dejan de estar categorizadas como continentes y son consideradas macro-unidades geográficas MUG; ya que en efecto, en el caso de Europa esta macrounidad geográfica es una prolongación Occidental del continente eurasiático. Caracteriza a Europa, tanto en lo geográfico (con mucha incidencia en lo Climático como en su geografía Humana), la elevada cantidad media de Costas marítimas y oceánicas debida a la presencia de abundantes penínsulas, golfos, Mares interiores e islas. Esto y el influjo de la Corriente del Golfo y la proximidad de los desiertos Cálidos de África y Asia determinan que en Europa prepondere, pese a las latitudes, un Clima templado excepcionalmente benigno para la habitabilidad Humana. Por otra parte la abundancia de Costas e hidrovías ha permitido y permite el tránsito de poblaciones y luego su establecimiento desde fines del pleistoceno (cuando los Homo sapiens substituyeron a los Homo neandertalensis).

También es Europa, si se la considera de modo tradicional como un continente, el continente más llano, con una altura media de 230 metros. La máxima expresión de estas planicies es La gran llanura del Norte, que se extiende 2.000 km desde las Costas atlánticas francesas hasta los montes Urales, la frontera Física más oriental con Asia. Los puntos más altos son el monte Elbrus (Rusia) en Europa oriental (5.642 m), el Shkhara (Georgia) (5.204 m) y el Mont Blanc (Italia-Francia) en Europa Occidental (4.807 m).

Al sur, Europa está separada del continente africano por el Mar Mediterráneo, frontera que se reduce a unos pocos kilómetros en el estrecho de Gibraltar, al sureste los límites con Asia también están dados por el Mediterráneo y sus Mares subsidiarios, el Mar de Mármara y el Mar Negro. Si bien se observa, el Mar Mediterráneo y su cuenca más que un límite (según los momentos históricos) es un nexo de unión con los otros "continentes" (las macrounidades geográficas de Asia y África), resultando los verdaderos límites culturales y étnicos las extensas regiones desérticas que se ubican al otro lado del Mediterráneo. Considerando a Islandia como parte de Europa y a Groenlandia como parte de América, se puede observar que las distancias entre Europa y el continente americano son también bastante exiguas.

Entre los golfos de Europa destacan el golfo de Vizcaya (Francia y España), el de Cádiz (España y Portugal), el de Dardanelos y el del Bósforo (Turquía), el de Messina (Italia) y el de Oresund (Dinamárca y Suecia), entre otros.

Sus principales penínsulas son la Escandinava (Suecia, Noruega), Ibérica (España, Portugal, Andorra y Gibraltar), Itálica (Italia, San Marino y Santa Sede), Balcánica (Grecia, Albania, Bulgaria, República de Macedonia, Serbia, Croacia, Montenegro, Bosnia Herzegovina, Eslovenia, Kosovo y Rumania); además de las penínsulas de Kola (Rusia), Jutlandia (Dinamárca), Bretaña (Francia) y Crimea (Ucrania).

Sus principales islas son Gran Bretaña, Islandia e Irlanda.

Kamus

Cantidad de envíos: 3536
Nivel de Aportación: 6626
Fecha de inscripción: 31/10/2009
Localización: Matrix Holografica

Volver arriba Ir abajo

Meteorólogos polacos dicen que el Próximo Invierno será el más Severo del último Milenio

Mensaje por Invitado el 14/9/2010, 10:14



Moscú, 13 de octubre, RIA Novosti.

El invierno de 2010/2011 puede resultar el más severo de todos los que hubo en Europa en los últimos mil años, pronostican los meteorólogos de Polonia, citados por RBK Daily.

La cálida Corriente del Golfo, el Atlántico, se extingue. Se hizo un 50% más lenta en años contados. Dentro de poco ya no será capaz de compensar el frío de los vientos árticos, opinan los polacos. Y hacen una conclusión pavorosa: si la Corriente del Golfo se para del todo, a Europa llegará un nuevo período glaciario.

Pero la agencia aerospacial estadounidense NASA refuta esa hipótesis. Sus expertos, basándose en los resultados obtenidos con la ayuda de satélites, indican que la Corriente del Golfo se hizo más calurosa en los últimos 20 años. Y es de señalar que precisamente NASA predijo en mayo último que el verano de 2010 sería muy caluroso en Europa.

Su pronóstico se justificó de lleno en Rusia, donde no hubo verano tan árido en cinco mil años anteriores y no habrá durante otros tantos, según meteorólogos. Verdad que Europa Occidental no sufrió mucho calor.

La temperatura media del verano hasta se mantuvo por debajo de la normal en algunos de sus países.

WEB

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Clima - Corrientes Oceanicas

Mensaje por elquehavistoelsol el 17/9/2010, 15:44

Kamus escribió:
La cálida Corriente del Golfo, el Atlántico, se extingue. Se hizo un 50% más lenta en años contados. Dentro de poco ya no será capaz de compensar el frío de los vientos árticos, opinan los polacos. Y hacen una conclusión pavorosa: si la Corriente del Golfo se para del todo, a Europa llegará un nuevo período glaciario.

Según esto el vertido de BP en el Golfo de México ha acelerado el proceso:

(TRADUCIDO CON GOOGLE)

"Como se muestra por tanto en los mapas de la superficie del mar y los mapas de la superficie del mar la altura, la corriente de lazo se rompió por primera vez alrededor de 18 de mayo y generó un remolino agujas del reloj, que aún está activo. A partir de hoy la situación se ha deteriorado hasta el punto en el que el giro se ha separado completamente de la corriente principal tanto, destruyendo por completo la Corriente del Lazo. .. "
"Es razonable prever la amenaza de que la ruptura de [] por ejemplo una corriente cálida cruciales como la Corriente del Lazo puede generar una reacción en cadena de fenómenos críticos imprevisibles e inestabilidades debido a las fuertes no linealidades que pueden tener graves consecuencias sobre la dinámica de la Corriente del Golfo actividad termorregulación del clima mundial. "

- El Dr. Gianluigi Zangari

Los últimos datos de satélite establece que la Corriente del Atlántico Norte (también conocida como existe Deriva del Atlántico Norte) ya no y con ella la corriente de Noruega. Estas dos corrientes de agua caliente en realidad son parte del mismo sistema que tiene varios nombres según el lugar donde en el Océano Atlántico que es. Todo el sistema es una parte clave del sistema regulador de calor del planeta, es lo que mantiene a Irlanda y el Reino Unido su mayor parte libre de hielo y los países escandinavos de ser demasiado frío, es lo que mantiene a todo el mundo desde otra Edad de Hielo. Este sistema de circulación termohalina ahora está muerto y muriendo en los lugares en los demás.



Este "río" de agua caliente que se mueve a través del Océano Atlántico se llama, en varios lugares, el sur Corriente del Atlántico, el norte de Brasil actual, la Corriente del Caribe, la Corriente de Yucatán, la Corriente del Lazo, la Corriente de Florida, la Corriente del Golfo, la Corriente del Atlántico Norte (o Deriva del Atlántico Norte) y la Corriente de Noruega.

Todo el río ... "de agua tibia" que fluye desde el Caribe hasta los bordes de la Europa occidental se está muriendo debido a la Corexit que la Administración Obama permitió a BP utilizar para ocultar la magnitud de los desastres en aguas profundas de BP de Horizon Oil. Los aproximadamente dos millones de galones de Corexit, además de varios millones de galones de dispersantes otros, han hecho que los más de doscientos millones de galones de petróleo crudo, que ha brotaron durante meses de la cabeza del pozo de BP y otros sitios cercanos, a hundirse sobre todo el fondo del océano . Esto ha ayudado a ocultar con eficacia la mayor parte del petróleo, con la esperanza de que BP puede reducir considerablemente las multas mandato federal de la marea. Sin embargo, no hay forma actual de manera efectiva "limpiar" el fondo del Golfo de México, que es aproximadamente la mitad cubierto de petróleo crudo. Además, el aceite ha corrido hasta la costa este de América y en el Océano Atlántico Norte, y no hay manera de limpiar con eficacia a este "aceite de fondo del mar '. Es probable, sobre la base de numerosos informes, que el petróleo sigue fluyendo en cantidades masivas desde múltiples lugares en el suelo del fondo marino. Esto significa, que, incluso si tuviéramos la tecnología en lugar de limpiar de alguna manera el flujo libre de petróleo crudo de espesor de profundidad en el océano, no sería probable que sea suficiente para contrarrestar el daño a la circulación termohalina del sistema en el Océano Atlántico.

FUENTE

Seguiremos investigando.
Saludos. farao

_________________

elquehavistoelsol
Lord Jedi Miembro del Consejo
Lord Jedi Miembro del Consejo

Cantidad de envíos: 2859
Nivel de Aportación: 3038
Fecha de inscripción: 29/12/2008
Localización: Vía Láctea, Multiverso.

http://www.megavideo.com/?v=Q8OXM2IZ

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.